FertiCaféMadrid de Clínica Eugin… un encuentro entre pacientes y especialistas.

Es emocionante ver como el protocolo de asistencia médica en Reproducción Asistida cada día va tomando un color diferente.

Llevo más de cinco años en este mundillo, primero como paciente, después como influencer, escritora y fundadora de la Asociación Grupo de Apoyo Hello para pacientes de R.A y os puedo asegurar que en este tiempo las cosas han cambiado mucho. Y lo que me alegra no está en los escritos.

Cuando la Clínica Eugin contactó conmigo para invitarme a su evento #FertiCafeMadrid y me explicó en qué consistía, me pareció una idea chulísima: un encuentro entre pacientes y especialistas, algo en petit comité en el que abordar todas aquellas dudas que se plantean en consulta y otras que a veces por falta de tiempo o exceso de prudencia se nos pasa preguntar.

El equipo de Clínica Eugin se encargó de que el entorno donde se celebrara la charla fuera acogedor, agradable y privado: Una de las salas de Only You Atocha, un hotel precioso del que te quedas enamorada nada más entrar por la puerta.
Una vez dentro, conocí a las personas que forman el equipo médico de Clínica Eugin:
Manuel Izquierdo, Responsable Médico del centro.
Alicia Pérez y Ana Bolívar, ginecólogas.
Laura Venereo, Psicóloga especializada en procesos de Reproducción Asistida.

Juntos grabamos este vídeo (¡Que nos salió bien a la primera!)

Un ágape de zumos fresquitos, café y pastas daban la bienvenida a los pacientes que se habían inscrito al evento.
Una vez más, al verlos el corazón me hizo “pop” con la empatía instantánea y lazos que me unen a vosotros pese al tiempo que ha pasado de mi propio proceso (sentimiento que me niego a perder)

Manuel Izquierdo nos presentó a su equipo y abrió la ponencia lanzando una pregunta sobre la mesa:

¿Cuándo debemos ponernos en manos de un especialista? ¿Cuánto tiempo tenemos que esperar entre la búsqueda de un bebé y ver que este no llega?

Ana Bolívar, ginecóloga, nos dio estas pautas:
“Llevar un año o tener algún indicio de que podemos sufrir algún tipo de problema de fertilidad (factores físicos, edad o algún antecedente familiar) deberían ser motivos para visitar a un especialista y ponerle al corriente de la situación”

Alicia Pérez, ginecóloga y la última incorporación de Clínica Eugin, dio algunas claves que resultaron maravillosas. Su testimonio para mí fue muy especial ya que ella ha pasado por diferentes tratamientos hasta quedarse embarazada.

Hoy tiene una niña de ocho meses y sobra decir que nos comprende perfectamente. Sabe lo que es estar al otro lado de la mesa y conoce como cualquiera de nosotros todas aquellas cosas que se deben y no deben decir.
Me da que a ella, como a mí se le eriza la piel de un modo especial viviendo todo esto junto a vosotros. Es inevitable.

“Dale tiempo al tiempo. Todo llega. Confía en el profesional. Ponte en sus manos y piensa que cada tratamiento da mucha información que ayuda a que el proceso avance.”

Ana Bolívar apuntó que es necesario crear un entorno agradable para el paciente, donde al tratar todo este asunto de manera cercana se pueda llevar de un modo más sencillo.

Laura Venereo que lleva más de siete años ejerciendo como psicóloga en Eugin y se ha especializado en procesos de reproducción asistida nos habló de la importancia y el cuidado de las emociones durante este proceso.

“En Eugin la consulta psicológica no es obligatoria, pero os hablamos de la posibilidad de acceder a ella desde el principio. Cada persona se encuentra en una etapa diferente y su propia naturaleza precisará de este acompañamiento o no.”

Ya sabéis que os insisto mucho en contar con la ayuda de un profesional que os acompañe durante alguna de las etapas que podéis vivir.

 

Es probable que muchos pacientes tengan la suerte de quedarse embarazados en el primer tratamiento, pero cuando no es así, el peso de esta mochila empieza a ser menos llevadero, por lo que no dudéis en echar mano de esa caja de herramientas de la que disponen los psicólogos: en cada fase os cuidarán y tratarán de ayudar para que podáis coger impulso y seguir hacia adelante. Para mí, desde luego es algo primordial.

Manuel Izquierdo fue directo a algo que solemos hablar mucho entre los pacientes:
¿Es probable que el tiempo de betaespera sea el más complicado?

Laura afirmó que éste es el punto en el que todas las preguntas te llegan de golpe.
“Al haber estado “ocupada” con el tratamiento hasta ese momento, esta parte en la que tienes que esperar y ya no puedes hacer nada se vuelve la más angustiosa.”

Una paciente contó que:
“Aunque logré quedarme embarazada y pensé que ahí habían terminado toda mi angustia, me di cuenta que en cada etapa sigues haciéndote preguntas y llegan miedos diferentes. Pensé que hasta no ver la primera ecografía no podría estar tranquila… y después de esa la de los tres meses para confirmar que todo estaba bien”

Es cierto que lo solemos vivir así. Que después de una lucha y más cuando se vuelve larga, un positivo no lo vives del mismo modo que si te hubieras quedado embarazada nada más pensarlo. Es como si no te lo terminaras de creer del todo, ¿verdad?

No obstante os diré por todas las experiencias que me rodean, que llega un momento que algo hace “Clic” y empiezas a disfrutar del embarazo… te das cuenta de que mereces vivir eso con alegría y esperanza. Llega. Y esto sí que es un poco de la noche a la mañana, en plan:
“ESTOY EMBARAZADA” y empiezas a creértelo y a vivirlo con la alegría que merece.

 

Pasamos también a abordar algo que es súper interesante y de la que no muchos especialistas a veces hablan claramente: la infertilidad de origen desconocido.

Manuel Izquierdo fue sincero, algo que bajo mi humilde opinión es… importantísimo.

“No siempre sabemos qué ocurre. A un paciente no le puedes prometer que lo vaya a conseguir, pero si le puedes dar opciones y asegurarle que vas a ayudarle en todo. Por otro lado si tenemos que decir que ya no hay nada más que hacer, también.
Debe conocer la realidad y le ayudaremos a gestionar eso también.”

 

El Dr. Izquierdo lleva más de veinte años en la profesión (teniendo en cuenta que la Reproducción Asistida tiene poco más de veinticinco años, es una veteranía en toda regla) y hace mención a la importancia de un diagnóstico temprano y de la información sobre preservar la fertilidad.

Yo misma, desde hace un tiempo he emprendido una cruzada en este sentido.

¿Tanto cuesta en una revisión rutinaria que se incluya en el protocolo de asistencia ginecológica una analítica de reserva ovárica?

Vamos a ver… que es simple análisis de sangre.
Creo que cualquier mujer merece conocer el estado de su fertilidad.
Si todo está bien: genial. No hay de qué preocuparse.
Pero en muchos casos, si las alarmas saltan… nos podemos evitar disgustos futuros.

Es decir, tengas la edad que tengas y por muy joven que seas, si se percibe que la reserva ovárica está bajando más de lo normal, el especialista podría sugerirnos (si lo cree necesario) la posibilidad de preservar algunos óvulos para cuando deseemos ser madres.

Alicia Pérez dio en el clavo. Dijo que “En la mayoría de las ocasiones la edad fértil no es compatible con la sociedad en la que vivimos”

Estudiar, encontrar un trabajo, desarrollar una carrera profesional… y el bebé ¿Para cuándo?
Pues no. No es fácil. Sobre todo si eres mujer.
La sociedad por un lado te exige que seas independiente, que tengas una formación, un trabajo estable, pa-re-ja (a ver, que no es tan fácil encontrar un príncipe azul que te enamore, como para decirle así, nada más conocerle “Estoy en edad fértil… ¿Quieres tener un hijo conmigo?”

Mmmmno.

Pero sabiendo que existe la posibilidad de preservar unos cuantos óvulos para cuando todo esté en su sitio y puedas dar el paso, la verdad… ayudaría y mucho.

Eso sí sería una maternidad responsable. Ser madre cuando puedes, pero cuando puedes de verdad. No porque “el reloj biológico está llegando a su fin”

Al igual que se hacen campañas para evitar embarazos no deseados… ¿Por qué no una campaña para informar cual es la etapa fértil del ser humano?

Y ya que estamos, soluciones para que no nos agobiemos si éste no es nuestro momento y no nos queda otra que aplazar la maternidad/paternidad para dentro de un tiempo.

Una paciente comentaba a este respecto “Disfruto de la familiaridad de algunos especialistas. Me da la confianza de poder preguntar sin temer estar haciendo una pregunta “tonta”. Es verdad que nadie te informa sobre preservar la fertilidad cuando eres joven. Cuando tenía treinta y un años no me querían escuchar cuando les dije que llevaba más de un año deseando quedarme embarazada y no lo conseguía. El médico de cabecera insistía en que era “muy joven” y “tenía tiempo de sobra” lo cual se ha visto que no ha sido así”

 

Cabe destacar que la medicina reproductiva ha abierto puertas a la maternidad no sólo en casos de infertilidad: Parejas del mismo sexo y en mujeres que deciden ser madres en solitario optan a diario por un tratamiento de reproducción asistida.

Gracias a esto, muchas personas pueden encontrarse con la mirada de sus hijos y se crean muchos tipos de familias.
Las ginecólogas hicieron mucho hincapié en buscar información, pero siempre a través de los propios especialistas. Ya sabéis que yo soy defensora a ultranza de buscar en Internet, que lo entiendo, lo respeto y lo comparto… pero, también os digo SIEMPRE que por favor, ser cautos a la hora de escuchar algunas recomendaciones que leáis en foros. Y del mismo modo no os aventuréis a darlas vosotros. Cada paciente es un mundo y cada persona tiene que recibir un tratamiento individualizado que pese a que se unan rasgos con otros pacientes, no tiene por qué ser el mismo. Cuidado con lo que leéis y lo que creéis. Porque nunca sabéis quien hay detrás de esas afirmaciones.

Os pueden hacer mucho daño y podéis hacer mucho daño de manera inconsciente, aconsejando pautas médicas a otro paciente.

Uno de los asistentes comentó que “Al principio todo te suena a chino, tienes mil preguntas e incluso no sabes que no sólo hay una opción. Crees que todo se resume a una fecundación in vitro, hasta que te explican que cada paciente puede optar a otros tratamientos: ICSI, IA, etc.”

 

Manuel Izquierdo comentó que la medicina en general está cambiando. Ha habido un giro desde una tradición más paternalista en la que el médico te decía tal o cual cosa y el paciente acataba sin rechistar, hasta ahora en la que al paciente se le da voz y se le incluye en la toma de decisiones de sus propios tratamientos. Que el paciente también pueda decidir no solo es un gesto, es su derecho.
Es una suerte que las cosas hayan cambiado, la verdad.

 

Se trató también el tema de la pareja. En cómo afecta y como unos y otros lo sobrellevamos.

Una paciente decía “Nosotras somos las que tenemos que pincharnos y estimularnos con hormonas, pero desde luego ellos también llevan el peso de vernos tristes y alicaídas”

 

Me encantó la participación de los pacientes. Fue todo muy ameno y distendido.

Quiero agradecer a todo el equipo de Clínica Eugin como me trataron y lo amables que fueron. Felicitarles no sólo por la labor que están haciendo, sino también por el equipo humano que tienen. Son maravillosos, se nota que les gusta lo que hacen y que el paciente se sienta a gusto. Qué importante es esto.
Me quedo con esta frase que escuché a uno de los pacientes:

“Mente positiva. Me ayudó muchísimo contar con la psicóloga de la clínica. Yo lo recomiendo a todo el mundo. Mente positiva e ir de la mano de los especialistas.”

 

Puedes ver más vídeos de los directos en Twitter en el hasthag #FertiCafeMadrid

Equipo Médico Clínica Eugin

Deja un comentario