PicMonkey Collage

Había ganas de un segundo taller… así que enseguida nos pusimos manos a la obra para poder ponerlo en la agenda. 🙂

Como la vez anterior, Clínica Montpellier caldeó el Salón de actos para que estuviéramos a gusto (y ese día lo necesitábamos, fuera hacía un día de esos grises, lluviosos y fríos)…

Algunas chicas vinieron acompañadas de sus maridines y otras de sus familiares (me encanta esto, de verdad…  haré especial hincapié en los siguientes talleres para que se animen a venir, es muy muy interesante su participación) empezaron a llegar poco a poco y una vez que estuvimos todos nos pusimos manos a la obra.

Como siempre en la primera parte, se habla de lo difícil que es enfrentarse a esta situación y como exploramos un nuevo Universo de sentimientos muy duros (¿quien nos iba a decir que íbamos a pasar por esto, verdad?)  y es normal que incluso se nos escape alguna lagrimilla. Normal, por que sea cual sea el tiempo del proceso en el que te encuentres, eres muy vulnerable y estás con el corazón en carne viva.

Pero llorar no es malo como insisto a lo largo del taller. Llorar es SANO Y NECESARIO. Es el modo en el que el ser humano saca su basurilla emocional.

En la segunda parte nos ponemos al lío: examinamos que herramientas emocionales disponemos en nuestro interior para hacer frente a esta aventura y nos concienciamos que podemos ganar la batalla. Nos vamos a permitir estar tristes, por supuesto, pero nos llenaremos de energía y buen rollo para superar esos días y seguir hacia adelante con nuestro proyecto de ser madres y padres. Incluso con algún otro proyecto. O más de uno y dos… ¿Por qué no? Es el momento ideal de elaborar algo que nos ponga las pilas y nos de fuerza para seguir.

Luego hacemos una paradita (con los mini kit en bolsitas de papel kraft que preparo para los asistentes y que no son otra cosa que un resumen del taller para tener cerquita en el día a día y que nos recuerde que podremos con esto)… salimos a la sala de descanso y nos tomamos un café, un zumo y unas pastitas. Porque oiga… ¡Nos lo hemos ganado! Y en este momento… ocurre algo precioso y que en ninguno de los talleres se había planeado: con absoluta naturalidad unos y otros comienzan a entablar conversación, comparten experiencias contando como nos va… y eso nos hace experimentar algo maravilloso que ocurre entre las personas que viven una misma situación dolorosa: nos comprendemos perfectamente, nos entendemos y se crea un ambiente muy chulo.

La última parte:  en estas dos ocasiones, nos ha acompañado el doctor Salvador García Aguirre, que es UN ENCANTO y que se pone a nuestra disposición para que le preguntemos todo lo relacionado con nuestros tratamientos, dudas, expectativas… y él, con un cariño absoluto nos contesta una por una.

Quería compartir esto con vosotros, en primer lugar para agradecer a los asistentes su visita y para confirmar que la gente, en su mayoría, está dispuesta a pintar un sol cuando los nubarrones se empeñan en acampar sobre nuestro corazón.

El día que llueva nos pondremos las katiuskas, nos abrocharemos el chubasquero y saltaremos sobre los charcos.

No llueve de contínuo. A veces sale el sol y nos caldea los mofletes recordándonos que los días buenos están ahí delante, para calmar la pena y ayudarnos a seguir adelante.

¡Po-de-mos!

Un besete fuerte a todos mis valientes, me encantó tomar un café con vosotros…

cafe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.