[h3]el Libro[/h3]

Portada "No tires la toalla, hazte un bonito turbante"“¡Si! Un buen plan después de la boda es ir en busca de un bebé….

 

Pero un proyecto tan sencillo para el que solo hace falta un par de revolcones y unos cuantos meses anclada a una barriga, se convertirá en una tarea difícil y compleja.

 

A Cali ni se le había pasado por la cabeza que intentar ser madre iba a ser tan complicado: consultas ginecológicas, análisis desesperanzadores y un diagnóstico de Infertilidad que la lleva directa al gabinete de Reproducción Asistida.

 

De su mano compartiremos el paso a paso de este proceso y disfrutaremos de una visión tan genial y positiva que resulta contagiosa.

 

Conoceremos a Marido, Ginecólogo, la loca tribu de mujeres que compone su familia, a la misteriosa Doctora Tous, a Honey Gril y el hilarante Club de las Nueras Queen.

 

Relato agridulce, donde el humor es la clave para sobrevivir al torrente de emociones que se experimenta cuando ser madre, tarda un poco más de lo esperado.

 

Un decálogo de intenciones que nos mostrará que al igual que nos liamos la manta a la cabeza ante las adversidades, lo mejor que puedes hacer antes de tirar la toalla y venirte abajo, es sonreír frente al espejo mientras te haces un bonito turbante…”

[divider]

La incapacidad de concebir es, a día de hoy, un problema frecuente que afecta a algo mas del 30% de las parejas que tras decidir ampliar la familia, se dan de bruces con esta estadística.

 

Actualmente el problema de la infertilidad y los tratamientos que la medicina pone a nuestro alcance para conseguir engendrar un deseadísimo bebé, están adquiriendo cada vez mas presencia en nuestra sociedad.

 

Se habla mucho de las causas, procedimientos y métodos médicos que nos ayudarán a llegar a buen puerto, pero mientras tanto la espera es amarga y larga, por lo que al igual que mujeres embarazadas leen “Que esperar cuando estás esperando” de Arlene Eisenberg, Heidi Murkoff y Sandee Hathaway, es justo que haya otro tipo de lectura para las parejas que están inmersas en otro tipo de espera.

 

Un libro que también sirve para comprender y compartir el torrente de emociones, vivencias y situaciones a las que se exponen las personas que viven esta experiencia.

4 comentarios en “Sinopsis”

  1. Un libro que ha claridad a nuestra familia.
    Con mi pareja decidimos un embarazo subrogado, tras 10 años de exámenes, tratamientos, etc. y comprobar que mi útero esta dañado por mal formación congénita.
    Por sus viajes de negocios recalo en Ucrania, y allí conocimos la clínica Biotexcom, con un equipo maravilloso de profesionales.
    Estuvimos contenidos desde la elección de la madre portadora hasta recibir nuestro bebe en brazos.
    Pero mis padres y suegros nos condenaron de herejes, que era ir contra la voluntad divina y no se cuantas mas hipocresías medievales.
    Pero ambas abuelas al conocer el niño, y aceptar esta lectura, comenzaron la reconciliación familiar.
    Gracias a la clínica por guiarnos, gracias la libro por reconciliarnos, gracias a mi hijo soy una madre feliz.

  2. Tras 20 años de diferentes tratamientos por mi infertilidad, y que solo me dieron problemas de salud, me encontré con este libro.
    Saco mis últimos medos y dudas, y dio argumentos para aquellos que juzgan mi elección.
    Mi marido es fértil, y siempre soñamos con un hijo de nuestra simiente.
    Compartimos la lectura y nos decidimos, hoy estamos iniciando un programa de embarazo subrogado, con la misma clínica que nombra Mhirta.
    Conocer a alguien que ya tuvo una buena experiencia con Biotexcom nos dio más ánimo todavía, aunque ya sentimos su buena atención desde el primer contacto.
    Nos brindaron muy buen apoyo e información, ademas de ajustarse a nuestro presupuesto, asi que iniciamos la aventura al fin de ser padres; un muy largo sueño que parecía imposible.
    Cada vez veo más cerca el deseado momento de estrechar la manito de nuestro bebe, soy muy feliz, y si alguien sigue con alguna duda recomiendo que lea este libro, ameno y didáctico.

  3. Yo era depordista desde pequeña, yo y la gimnasia rítmica estamos unidos.
    A los 13 me bajo mi primera regla y desde entonces ya empecé a tener problemas con mi menstruación que era muy irregular. Fui con mi madre al gine y ella nos dijo que no pasa nada que es normal, que la mayoría de adolescentes tiene la regla irregular que dentro de 1 año se regulará… pero nada… dentro de un año no cambió nada… otra visita al gine y me ha dicho que tengo que dejar la gimnasia, que mi irregularidad es por el intenso esfuerzo deportivo…. la hice caso.. y en 3 años se me normalizó. A los 17 me dejaron volver al deporte y empezó de nuevo… Una vez no me bajada 2 meses cuando me bajo duro 14 días y así pasaba muy a menudo, a pesar de millones de pastillas y vitaminas que me recomendó la gine no cambiaba nada. Pero ni la gine ni yo con mi madre no prestamos mucha atención, yo seguí tomando los medicamentos y dejé para siempre la gimnasia rítmica. A veces se normalizaba y a veces no pero ya ni me preocupaba por eso. Cuando me case empecé a pensar en hijos, pero todos nuestros esfuerzos no llegaron a la positiva. Hicimos miles de pruebas y nos dijeron que aquellas menstruaciones irregulares no era nada más que un quiste ovárico que a su tiempo no fue extirpada. También me han dicho que ha pasado mucho tiempo y que ha causado problemas de fertilidad. Y ahora si no la extirpan puede llegar a ser un tumor maldigno. Bueno… pues me hicieron la operación y me quitaron los ovarios para que no me causen más problemas, pero ellos no sabían que eso causaría un gran problema para toda mi vida. Mi esposo me dejo, porque él quería tener una verdadera familia, le entiendo es difícil aceptar que ya nunca vas a tener tus hijos…pero me dejo planteada con mi mayor problema, no quise vivir y para olvidarlo me apunté a clases de piano para que la música me distraiga un poco. Ahí es donde conocí a mi esposo actual, el entendió mi problema, siempre me apoyaba y me ayudo a recuperarme, dentro de medio año nos casamos y él me dijo que probemos la gestación subrogada. Me gustó tanto la idea como la inspiración que tenía él, yo no pude negar la propuesta y lo hicimos. Ahora tenemos a dos hijas queridas para toda la vida. Hace una temporada publique la misma historia en otro foro, así que si encontráis será el mío. Lo hice porque quiero que la gente que está desesperada confíe en este tipo de tratamiento que puede llevar a la felicidad 100%. Un saludo a todos y luchar por lo suyo.

  4. La mayor parte de personas que recurren a la gestación subrogada son parejas heterosexuales que se encuentran en alguna de las siguientes situaciones:
    Ausencia de útero
    Alteraciones o anomalías uterinas
    Enfermedades que impiden la gestación por suponer un riesgo para la salud de la madre o del bebé
    Abortos de repetición
    Fracasos repetidos de FIV
    También las mujeres solteras y las parejas lesbianas con este tipo de alteraciones pueden recurrir a la subrogación para ser madres.
    Por su parte, los hombres solteros y las parejas homosexuales masculinas son también un colectivo común en gestación subrogada, pues es el método que les permite tener un hijo biológico, ya que pueden aportar los espermatozoides. Este caso es lo que se conoce como gestación subrogada por esterilidad estructural o constitucional, es decir, no es posible gestar por la propia anatomía masculina.
    En función de cómo se consiga el embarazo de la gestante, distinguimos entre dos tipos de gestación por sustitución:
    Gestación subrogada tradicional o parcial: la gestante es, además, la mujer que aporta la carga genética. Generalmente se refiere a la gestación subrogada realizada a través de una inseminación artificial con semen del futuro padre aunque también podría tratarse de una FIV con óvulos de la gestante.
    Gestación subrogada gestacional o completa: la gestante no cede sus óvulos para la creación del embrión que va a gestar, sino que la dotación genética proviene de la futura madre o en algunos casos de una donante de óvulos.
    La gestación subrogada tradicional no suele aplicarse hoy en día, pues en ese caso, la implicación de la gestante sería mayor. Normalmente, se intenta que sea la futura madre la que aporte los óvulos y si esto no es posible se recurre a la donación de óvulos.
    La mayoría de destinos donde se aplica la gestación subrogada únicamente permite la forma gestacional o completa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.